camaras ocultas

Instalación de cámaras ocultas por detectives privados

Instalación de cámaras ocultas por detectives privados
Instalación de cámaras ocultas por detectives privados

       Cámaras ocultas en comercios

     Aparece estos días en la el diario La Opinión de Murcia noticia referida a la instalación de cámaras de vigilancia instaladas por un despacho profesional de detectives privados, quienes fueron contratados por el propietario del comercio para comprobar lo que consideraban pequeños hurtos que podían estar   sucediendo en su local, en este caso una farmacia.

    El resultado de la investigación fue concluyente:  una de las trabajadoras más veteranas del establecimiento realizaba hurtos tanto de material como de dinero efectivo, realizando ventas de productos ajenos a la farmacia en el establecimiento y fumando dentro del mismo: El despido fue como no podía ser de otro modo inmediato.

    La noticia aparece en prensa ahora ya que el despido fue recurrido alegando que se había vulnerado su derecho a la intimidad, transgrediendo así el artículo 18.4 de la CE que limita el uso de los medios informáticos. Tal y como era de esperar, el TSJ no estimó el recurso, alegando que la intimidad de la trabajadora no se había visto vulnerada. En efecto, habida cuenta de que las videocámaras fueron instaladas en un lugar laboral abierto al público por detectives privados habilitados en el transcurso de una investigación formal encargada por el propietario del local.

Instalación de cámaras ocultas por detectives privados
Instalación de cámaras ocultas por detectives privados

       Legalidad de las cámaras ocultas

      Son muchas las ocasiones en que los detectives privados utilizamos este medio probatorio en el transcurso de nuestras investigaciones, y muchas las veces en que resultan decisivas. Y no son menos aquellas en que los clientes se ven tentados de realizar la instalación por si mismos, o por técnicos no habilitados, dada la diferencia presupuestaria existente.  Pero dicha diferencia presupuestaria, tiene una razón de ser: la utilización de cámaras ocultas es ilícita en la mayoría de ocasiones, y solo los detectives privados estamos legitimados para su utilización sin publicidad. Conocemos, además, los límites en la instalación y los procedimientos legales para su validación judicial.  No recurrir a la detectives privados para la instalación de las cámaras, puede resultar contraproducente: las pruebas serán probablemente no serán solo invalidadas, si no que además, por desconocimiento en sus limites pueden incurrir en delito contra intimidad e imagen de las personas afectadas por las grabaciones. Y es que al final, será cierto lo que dicen: lo barato acaba saliendo caro.

You must be logged in to post a comment.