¿Es posible investigar conversaciones de Whatsapp?

¿Es posible investigar conversaciones de Whatsapp?

¿Es posible investigar conversaciones de Whatsapp?
Investigar el whatsapp de un tercero es ilegal

      No tantos años atrás, cuando los teléfonos móviles servían solo para llamar y chateabamos a través del vetusto Windows Live Messenger, parecía impensable que unos y otro se unieran y pasaran a formar parte no solo de nuestra vida cotidiana, si no también de la vida laboral para, en definitiva, convertirse en un medio de comunicación permanente en nuestras vidas.

      Whatsapp rompió esquemas

en el mundo de las relaciones personales, es indudable. Y los rompió también en los despachos de los detectives privados. Son normales las consultas por parte de nuestros clientes, quienes consideran una salida más rápida y fácil al habitual seguimiento el poder constatar una posible infidelidad. También es frecuente el extremo contrario: aquellos que piensan que su teléfono ha sido intervenido mediante la instalación de algún sofware para poder conocer sus conversaciones privadas.

¿Es posible investigar conversaciones de Whatsapp?
¿Es posible investigar conversaciones de Whatsapp?

    Debe saber el lector, y potencial cliente, que la intervención de las comunicaciones es ilegal: se trata de un principio establecido tanto por la Constitución Española como por el Código Penal, y que incluye las comunicaciones realizadas por terceros ya sea por teléfono, carta, whatsapp o el medio que sea.  Solo mediante la preceptiva autorización judicial, las autoridades policiales realizarían la intervención de ese medio de comunicación y lógicamente, es necesaria la existencia de un delito, no de un hecho privado como puede ser una infidelidad.

     Aún así, son muchas las personas que se ven tentadas por la opción más fácil,  y acaban cayendo en el lado oscuro: periódicamente observamos a personas condenadas con pena de prisión por invadir la privacidad de sus parejas considerando que estaban en su derecho.

     Por tanto, estimado lector, no lo dude: en caso de sospecha de infidelidad acuda a un detective privado, quien le asesorará dentro de la legalidad y le aportará las pruebas que necesite. Y es que en esta ocasión, el refrán resulta más válido que nunca: Más vale una imagen (aportada por un detective) que mil palabras (de Whatsapp). 

You must be logged in to post a comment.