Seis cosas que NO puede hacer un detective privado

         telefonoLa segunda pregunta que escuchamos habitualmente en un despacho de detectives privados, es siempre una incógnita. Y decimos la segunda, porque habitualmente la primera es previsible, y es que sea el que sea el gremio profesional en el que nos movamos, “la pela es la pela”. Pero la segunda pregunta… Ahí sí que se admiten apuestas. El desconocimiento hacia la figura real de nuestra profesión provoca situaciones en ocasiones graciosas, a veces surrealistas y también situaciones incómodas que todo detective (en realidad todo profesional) querría evitar.

Cosas que NO puede hacer un detective privado

       Los potenciales clientes, guiados más por desconocimiento que por malicia, y quizás por la influencia de la figura literaria creen en ocasiones que un detective puede hacer cualquier cosa que sea necesaria para conseguir sus objetivos, y no es así. Los límites legales y éticos están perfectamente marcados, y tras una primera entrevista en el detective suelen quedar completamente aclarados. A continuación, el lector encontrará aquí una lista de las seis cosas que más habitualmente nos piden y los detectives NO podemos hacer, y que seguro despertarán una sonrisa cómplice en los compañeros de profesión.

Aceptar encargos sin legitimidad

    En ocasiones, los clientes se sorprenden cuando les informamos acerca del principio de legitimidad. La mayoría de veces, suele estar relacionado con un cliente que desea investigar la relación sentimental de un familiar suyo con un tercero, quien presumiblemente no está siendo honesto con ese familiar y le está de una forma u otra engañando. Pero la realidad es que siendo mayor de edad, la responsabilidad de verificar la honestidad de esa relación es suya y solo suya. Por tanto, no, no pueden aceptarse encargos sin legitimidad.

Investigar delitos de oficio

       Polémico punto, y ya antigua pretensión por parte del colectivo de detectives privados. Muchos clientes, disconformes con la investigación oficial de un delito, acuden a nosotros a solicitar una contrainvestigación. Y sencillamente, la ley lo prohíbe, punto. No deja de resultar irónico: la propia Constitución Española manifiesta el derecho a una tutela judicial efectiva, así como el derecho de disponer en el proceso de las pruebas que fueran necesarias para su defensa. Pero si los poderes públicos, por error, dejadez, o falta de medios no provee dichas pruebas, no existe alternativa privada. Dicho de otra forma, “ajo y agua”….

Cometer ilegalidades

         No, no puede intervenirse whattsapp de su pareja, ni aunque el terminal que utiliza sea suyo. Ni se puede intervenir el correo electrónico, ni poner una cámara oculta en el dormitorio cuando uno no está. Se trata de situaciones que agreden a derechos fundamentales de terceros, y sencillamente, es ilegal.

Informes al gusto

        detectives privadosNo, no podemos garantizar que se consigan las pruebas. Cuando usted contrata a un detective, contrata servicios profesionales, que garantizan los requisitos legales y la máxima profesionalidad. El detective podrá asesorarle e incluso adivinar las posibilidades de éxito, pero la realidad es caprichosa. Del mismo modo, un médico no puede garantizarle cura o un abogado no puede garantizarle el éxito en el juicio.

“¿Puedo hacer yo las fotos y luego traérselas?”

       Pues aunque no se lo crea, algunos (poco probables) clientes, nos proponen algo así. Afirman que nuestro trabajo lo pueden hacer ellos, y que para que van a pagar si lo pueden hacer por  sí mismos. Obviando el hecho de que nuestras pruebas se presuponen imparciales por no estar implicados en el asunto, propuestas como esta nos disgustan bastante… Y se pueden imaginar la respuesta.

Milagros

     Pues no, tampoco podemos hacerlos. Esa investigación que nos propone es difícil, larga y costosa, y nos supondrá un esfuerzo considerable. Podemos hacerla, sí, pero con los medios y el presupuesto adecuado. Lo contrario sería un milagro, y no, la vigente ley no lo contempla.

You must be logged in to post a comment.